En Social ADS existen campañas específicas de mensajes que pueden ir a WhatsApp, a Facebook Messenger o a Instagram Direct. A partir de ahí, la plataforma mide cuántos mensajes con conversación iniciada hay, y al optimizar por mensaje, existe lo que conocemos como “costo por mensaje”.
El costo por mensaje es la división entre el total del presupuesto invertido y las conversaciones generadas. Sin embargo, estos resultados no son tan lineales y para darte cuenta si un costo es elevado o no, tenés que prestar atención a la cantidad de conversaciones generadas y al producto.
Para intentar reducir el costo por mensaje, hay que analizar al cliente y los servicios que vende, para saber cuánto es un costo de resultado razonable. Después, se debe revisar la segmentación para saber si estamos apuntando a públicos similares y chequear el píxel para saber si estamos generando nuevos públicos.
3 tips básicos para optimizar tu costo por mensaje:
  • Verificá qué es o no es un coste alto dependiendo el servicio.
  • Revisá las segmentaciones.
  • Examiná los anuncios ( Si son entendibles y cuáles son los objetivos).
¡Listo! Comenzá a planificar tus campañas.