Es posible adaptar tu sitio web a una plataforma de ecommerce. Pero lo recomendable es crear una desde cero, teniendo en cuenta el costo fijo y variable de la misma. También es necesario contar los costos por logística, personal encargado del marketing para generar tráfico hacia la plataforma, la tarifa de la pasarela de pagos y quien gestione la cuenta.