Dicen que si no estás en línea, no existes.

Un vendedor debería interpretar esto como: si no tienes un sitio web de ecommerce, tu negocio está fuera del radar para un montón de clientes. Y así es como puedes unirte al creciente número de vendedores, que superan sistemáticamente sus objetivos anuales gracias al comercio electrónico.

Ahora bien, hablemos un poco de qué es un ecommerce.

¿Qué es un ecommerce?

El ecommerce, o comercio electrónico, se refiere a las transacciones realizadas a través de Internet. Cada vez que las empresas y las personas compran o venden algún producto y/o servicio en línea, están realizando un comercio electrónico. 

El comercio electrónico o e-commerce (a veces escrito como eCommerce) es un modelo de negocio que permite a las empresas y a los particulares comprar y vender cosas a través de Internet. 

El término ecommerce también engloba otras actividades como las subastas online, la banca por internet, las pasarelas de pago y la venta de entradas online.

Hoy en día, en Argentina el ecommerce ha ayudado a las empresas a tener una mayor presencia en el mercado, en vista que puede proporcionar canales de distribución más económicos y eficientes para tus productos o servicios. 

5 beneficios de los sitios web de comercio electrónico

Qué es un Ecommerce - Beneficios

Considera los siguientes beneficios de los sitios web de comercio electrónico:

1. Mayor alcance de los clientes

Una tienda en línea pone sus productos o servicios en la palma de la mano de los clientes en su teléfono o tablet, sin importar en qué parte del mundo se encuentren (aunque se puede limitar la ubicación a la que se busca si es necesario).

Si alguien necesita algún producto o servicio que ofrezcas, lo único que tiene que hacer es sacar su teléfono inteligente o tablet, navegar por tu tienda y hacer clic para comprar. Tu tienda online te proporcionará un nuevo canal a través del cual podrás llegar a un público aún mayor de clientes potenciales. 

Tanto si tu negocio lleva tiempo funcionando como si eres una nueva startup, siempre hay nuevos clientes a los que atender.

2. No hay restricciones de tiempo

¿Has escuchado alguna vez la expresión “ganar dinero mientras duermes”? Un sitio web de comercio electrónico está abierto 24 horas al día, 7 días a la semana, lo que significa que no hay restricciones en cuanto al momento en que la gente puede comprar y adquirir tus productos, ya sea a mitad del día o a mitad de la noche.

¿Qué tan agradable sería despertarse por la mañana con dinero en tu bandeja de entrada?

3. Bajos costes de puesta en marcha y funcionamiento

En comparación con una tienda tradicional de ladrillos y cemento, una tienda en línea puede crearse por una fracción del coste. Si se trabaja con la plataforma adecuada (como Billowshop) y con los mejores socios, una tienda de comercio electrónico puede crearse sin problemas en tan sólo unas semanas.

Una vez que esté en marcha, muchas de las funciones de marketing y relación con el cliente pueden automatizarse. Todo el ciclo de ventas del nuevo negocio pasará por unos pasos predefinidos. 

Un cliente puede comprar productos y hacer que se le cobre y procese inmediatamente, ser añadido a listas para comunicaciones de seguimiento, y ser presentado con ofertas personalizadas que se adaptan a sus intereses.

4. Dirige tu negocio desde cualquier lugar

Una tienda en línea te da otra ventaja única sobre la mayoría de los negocios en físico; puedes dirigirla desde cualquier lugar del mundo. ¿Qué te parece un estilo de vida LAPTOP?

Siempre que tengas acceso a Internet, a tu correo electrónico y quizá a tu servicio telefónico, puedes administrar tu tienda desde donde estés: ya sea en tu oficina, en una cafetería o en la playa.

5. Medición, informes y respuesta a las oportunidades

Con una tienda online, dispones de una gran cantidad de información sobre los visitantes de tu tienda: lo que compran, lo que no compran, lo que miran, entre otros. Puedes diversificar los productos más exitosos y desarrollarlos en una gama más amplia de ofertas, del mismo modo que han hecho Amazon y otros grandes minoristas online.

¿Qué se necesita para construir un sitio de comercio electrónico efectivo (y de alto rendimiento)?

Qué es un Ecommerce y cómo crear uno

1. Diseño Web Adaptable en móviles.

Cuando el 46% de los consumidores completan todo el proceso de compra (desde la investigación hasta la compra) en los teléfonos inteligentes, se perderán muchas ventas si tu website no es compatible con los dispositivos móviles. 

Una plataforma de ecommerce responsive garantiza que los visitantes de todo tipo de dispositivos tengan una experiencia in situ igual de buena, sin limitaciones de diseño.

2. Oportunidades de personalización.

La “belleza” es una valoración muy subjetiva. Pero cuando se trata de diseño web, “buen aspecto” suele significar un diseño conveniente, una tipografía e iconografía estéticamente agradables, imágenes nítidas y otros elementos de diseño en el sitio que diferencian tu tienda de las demás. 

3. Navegación del sitio fácil de seguir.

La navegación es un término que engloba todos los elementos de la interfaz de usuario que los usuarios pueden utilizar para llegar a información específica en tu website. Esto incluye el menú de navegación de la cabecera, las páginas de categorías de productos, los filtros, la búsqueda en el sitio y el pie de página. 

Cuando tu plataforma de comercio electrónico limita tu capacidad para crear rutas de navegación personalizadas, terminarás con un website bonito, pero disfuncional que pocos clientes querrán usar, y tu tasa de conversión sufrirá por ello.

4. Experiencia de usuario única.

El deleite impulsa a los consumidores a completar tu compra, y luego a comprar un poco más. ¿Qué es lo que enciende esa sensación de deleite y lleva a la marca al siguiente nivel? Las mejores herramientas de marketing del mundo no servirán de nada si tu sitio web los deja con ganas. 

Debes tener una experiencia de usuario (UX) bien pensada.

La experiencia del usuario desempeña un papel fundamental a la hora de garantizar que tu website no sólo sea funcional, sino también intuitiva, fiable, fácil de usar y de navegar. Estos factores aumentan el placer de interactuar con el sitio web y hacen que ocurran otras cosas buenas.

Piensa en mayores conversiones, compras repetidas, críticas favorables y recomendaciones de boca en boca. Así que no hay que escatimar en esto. 

Después del lanzamiento

¡Bienvenido a la rutina! Aquí es donde comienza el verdadero trabajo. Habiendo lanzado tu tienda online, debes pasar inmediatamente a la fase de promoción. La comercialización de tu tienda y la optimización de las conversiones serán el pan de cada día a partir de ahora. 

También debes experimentar con la ampliación o actualización periódica de tu inventario. Es algo particularmente fácil de hacer para los “dropshippers” (la venta de productos sin stock o almacenados en la tienda, pero que su proveedor si tiene en el inventario), ya que pueden importar nuevos productos de dropshipping en minutos, pero debería seguir siendo una prioridad incluso si estás fabricando o haciendo los productos tú mismo. 

Mantenerte a la vanguardia requerirá algunas pruebas. Si necesitas ayuda en la creación de tu sitio web de Ecommerce, en Merco tendrás un equipo de profesionales dispuestos a trabajar junto a tu tienda. ¡Consultanos!