Las redes sociales se han convertido en un exitoso canal para vender productos o servicios, pero deben tener una buena estrategia porque de lo contrario se puede producir un riesgo que afecte la marca.

Las crisis en redes sociales son crisis de reputación online, las cuales producen una situación negativa que fue originada en alguna red social. Este tipo de situaciones, se difunde de manera rápida y genera una mala imagen en la marca, lo cual puede causar grandes problemas en el negocio.

Para evitar este tipo de inconvenientes, siempre es recomendable armar una buena estrategia de Marketing Digital que esté pensada y planificada para resolver estas cuestiones. De todos modos, siempre surgen contratiempos que pueden desencadenar una crisis y por ende, debes tener en cuenta lo siguiente: 

  • Plan de contingencia: La prevención es fundamental y por ello, es importante realizar un “Plan de contingencia para Redes Sociales” antes de necesitarlo.  Para esto, es necesario que te enfoques en el objetivo principal de la estrategia y tu meta principal, ya que estos son la base para identificar un inconveniente y corregirlo de manera fácil. 
  • Monitoreo de perfiles: El monitoreo frecuente te ayuda a estar atento a los comentarios negativos y positivos de tus seguidores. Además, permite que puedas ver el comportamiento de los mismos y evaluar los puntos flojos para mejorar tu planificación.
  • Canales de comunicación eficientes: Es importante que controles los mensajes privados y no dejes pasar ningún reclamo o consulta de los usuarios. Así mismo, esto favorece la confianza de los seguidores en tu marca.
  • Identificación de los problemas: El monitoreo favorece la detección rápida de dificultades y esto es muy importante porque hay que identificar la raíz del problema sin perder tiempo.
  • Evaluación de los resultados: Debes hacer un análisis de tu estrategia de manera parcial y al final de tus resultados para saber cómo actuar.

Comenzá a implementar lo mencionado anteriormente y gestioná una crisis en redes sociales para salvar tu marca. Así mismo, actuá rápido pero no entres en pánico y siempre sé honesto con tu público cuando se presenten dificultades.

Por último y a tener en cuenta, es fundamental que ante una crisis no cometas los siguientes errores: responder con agresión a tus usuarios, utilizar sarcasmo, ignorar a las personas que interactúan con la marca, publicar contenido ofensivo y transmitir información que pueda interpretarse de mala manera.